Ser Líder es ser Samurái

Por lo regular las personas piensan que cuando una persona es líder es entonces que se está en la cima y todo el mundo tiene que obedecerlo, sin embargo el ser un líder es ser un Samurái y eso debes  mantenerlo siempre presente.

Un samurái no trabaja sólo para comer, no es un esclavo de la comida. Vive para su vocación, para el deber y el servicio.
Eiji Yoshikawa

El Servir es parte esencial de un samurái.

Samurái significa servir
Samurái viene de saburau que significa «servir»

Recuerdo que cuando era niño me llamaban mucho la atención las películas de artes marciales, hasta la fecha me siguen agradando.

En ocasiones soñaba con que era un samurái el cual podía luchar contra cientos de soldados y aún así salir ileso, (bueno son pensamientos de niño).

Todos llegamos a tener una vaga idea de la figura de un samurái el cual es como un gran guerrero legendario.

Sin embargo al acceder un poco más a estos rincones me he topado con que samurái significa “el que sirve“, al ser personas que servían al emperador y también era apoyar el sistema de valores que su señor representaba.

La parte más crítica de ser un samurái, por lo tanto, es proteger los valores en los que crees y lo que crees que está bien, a pesar del riesgo personal, siempre que te sea posible.

Como ves, esto no dista mucho de la actualidad en la que un líder debe de ser igual que un samurái, debe servir a los demás, deberá de apoyar su propio sistema de valores personales, los cuales variarán con cada individuo, sin embargo nunca como samurái y líder debes apartarte de ellos.

Esto es debido a que la integridad de ambos es fundamental y esenciales para llevar a cabo sus cometidos que es el servir.

Si deseamos convertirnos en líderes y líderes que hagan la diferencia, deberemos de observar estas reglas que deberemos de asumir como normas, como nuestros valores más profundos y defenderlos siempre como los guerreros samurái.

Sin embargo, recordemos que existe una delgada línea que como líderes debemos de saber reconocer como líderes pues aunque los guerreros samurái defendían sus valores, aquellos valores que como la educación samurái se les había inculcado, aquí debemos de marcar el aspecto de que aunque defendamos nuestros ideales no debemos de ser inflexibles.

Como dice el viejo refrán “Se como el agua” pues esta misma fluye conforme su objetivo (que es el mar) puede tomar diversos caminos para alcanzar sus metas.

Sin embargo tus objetivos personales debes de comunicarlos y transmitirlos como el líder pero deberás de defenderlas como el samurái que sirve y los defiende.

¿Y tus metas las defiendes como un samurái?

[useful_banner_manager banners=3,4 count=1]

Si te gusto la entrada te invito a que la compartas.