¿Qué harías si fuera tu último día?

Hace tiempo, tuve que asistir a un funeral el cual me ha dejado con muchas reflexiones y pensamientos, haciéndome re valorar cada una de las cosas que me suceden en la vida, dentro de las mismas me quede recordando sobre una pregunta que en alguna ocasión un amigo me dijo y que plasmo en mi libro.

¿Cuál es tú propósito de vida?

Aproximadamente medio año atrás tome una capacitación con un amigo el cual se trataba sobre la ley de la atracción en las redes sociales. Dentro de muchos conceptos y definiciones que nos dio hubo entre muchas cosas una idea que se me quedo tan grabada como “cisticerco” en la mente la cual la he tomado como filosofía de vida.

En este entrenamiento nos cuestiono sobre ¿Cuál es el propósito de la vida? a lo que muchos respondimos de diferentes maneras las cuales llego un momento en que después de lo que nos dijo me suenan más a cliché que un argumento válido.

Mi amigo nos compartió su objetivo de visión de vida el cual te invito a que lo leas no una, ni dos sino más de tres veces y pienses si es correcto o se acomoda a lo que tú has pensado sobre el propósito de tú vida. Pero aclaro esto te lo comparto como definición personal más no como un hecho que debas de tomar, solamente es otro punto de vista.

“El propósito de la vida no es ser feliz, pues no todo el tiempo se puede ser feliz”.

“El propósito de la vida tampoco es el éxito pues esta misma palabra tiene tantas excepciones pues la definición de éxito varia con cada persona”.

“¿Entonces, cuál es el propósito de la vida?”

“El propósito de la vida es simple y sencillamente dejar un mundo mejor a aquel que encontramos cuando llegamos a este plano”.

En pocas palabras el propósito de vida se resume en ¿Estás dejando un mundo mejor que aquel que tienes en este momento? y en esa misma tesitura y muy acorde a esta reflexión puedo decirte que hace breve tiempo escuchando un audio de capacitación, en este se comentaba el siguiente hecho según la revista Newsweek, la cual expresaba que una universidad de Estados Unidos da el siguiente resultado:

Según un estudio de una Universidad de Estados Unidos, obtuvo como resultado que en un funeral en promedio llorarán no más de diez personas y que el factor que determinará que la gente asista o no al mismo será el clima.

Veamos que es curioso el hecho de como vivimos y cómo se nos recordará al final.

Regresando a lo que te contaba previamente en este funeral fue algo sumamente revelador en base a estos dos puntos. En este mismo evento puedo decir que de las personas que asistieron vi el promedio más abajo de lo que las estadísticas dicen pues no vi ni a uno llorar en ese momento. Puedo asumir que en el proceso que siguió más adelante eso haya pasado pero como no estuve presente no puedo decir más allá de lo que presencie en ese momento.

Ahora bien, por lo que pude notar solamente asistieron familiares más cercanos sin embargo no percibí a amistades o personas externas a este núcleo familiar. Te puedo decir que eso lo he visto en varias ocasiones pero en muy pocas he visto que suceda lo contrario.

¿Vives para vivir o vives solo por el hecho de vivir?

Bajo esta pregunta aunque suene rebuscada que te hicieras esta pregunta y te la contestes ¿Vives para vivir y dejar un mundo diferente? o ¿Solamente vives por que no hay de otra?

¿Qué harías si fuera tu último día?

Más adelante hablaré sobre esta parte pero te dejo este vídeo el cual nos hace reflexionar que hoy es el momento y trabajemos en un mundo mejor.