¿Estás seguro que sólo nacemos una vez?

Nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos… eso dice la teoría.

¿Pero será cierta?

Hace poco compartía con mi Comunidad de CREADORES de Whatsapp, que no solo se nace una vez, sino se nace más de una.

El por qué radica en…

Nacemos más de una vez.

Según la medicina tenemos un nacimiento que es el biológico, sin embargo no creo que sea del todo cierto.

Si comenzamos a partir de que la embriología y las nuevas ciencias desde hace mucho tiempo toman el concepto de ser vivo desde la fecundación misma.

Entonces no es que nazcamos solamente al momento del parto.

Ya hemos nacido una vez, dentro del vientre materno de nuestras madres, desarrollamos lo que podríamos llamar la primer vida.

Posteriormente a esa, viene entonces si, lo que llamaríamos el segundo momento en el que nacemos.

El nacimiento en el momento es en el cual arribamos a lo que le llamaríamos vida.

Sin embargo como te comentaba con anterioridad.

Ya hemos tenido vida desde el instante de la gestación lo que suma en promedio 9 meses para que se produzca este nuevo nacimiento.

A partir de allí, el ser humano va aprendiendo, va creciendo, va evolucionando.

Sin embargo, a partir de allí todos con el paso del tiempo nos vamos haciendo conscientes de lo que llamamos “realidad“.

La misma es distintos para todos y cada uno de nosotros, por lo cual estas varían en relación de persona a persona.

En esta realidad, sucede algo sumamente curioso.

¿Sabes qué es?

Las personas muy a menudo se pueden (o no) llegar a darse cuenta de algo.

Que su realidad está muy lejana a lo que alguna vez soñaron.

Es entonces que por lo regular comienzan a cuestionarse su realidad y su manera de vivir.

Aquí es donde por lo regular volvemos a nacer nuevamente.

Esto es debido a que volvemos a ser conscientes de nuestra realidad.

Volvemos a ver la vida con nuevos ojos, con nuevas expectativas y hemos crecido.

Las heridas del pasado han desaparecido pues en este nuevo renacer es como si nada de lo anterior hubiera pasado.

Pero este acto de nacer, no significa que sea de cuerpo y que elementos físicos desaparezcan.

Si no se trata de que como oruga nos envolvemos en un capullo para volver a nacer en una mariposa.

No cambiamos de cuerpo, pero en lo que cambiamos en nuestra mente.

Nuestra mente evoluciona, volvemos a ver la vida como nueva, como una experiencia en la cual hay que vivir a diario.

Aprendemos en este nuevo nacer que la vida se renueva cada día y cada día es un año nuevo dónde comenzar.

Entendemos y valoramos que tenemos 24 joyas que hay que aprovecharlas todos los días.

Y de estas joyas no podemos desperdiciar ninguna.

Así que yo te pregunto….

¿Sigues en el segundo nacimiento o estás listo(a) para nacer nuevamente?

¡Gracias por estar aquí y te deseo el mejor de los días!

¡SIGAMOS AVANZANDO!