El arte de corretear la CHULETA

Corretando la Chuleta

Puede que me leas desde otro país que no sea México, con lo cual tendría que comenzar a explicarte que la frase “Corretear la Chuleta” es un término el cual se maneja para decir que uno esta trabajando, esforzandose para conseguir el dinero que llevará a su casa para que su familia coma.

Es en este punto que quien viva aquí y desconozca esta frase es que vive en otro país.

Pero recientemente me he percatado que esto más que una frase coloquial mexicana se ha convertido en un arte, el cual te comparto en esta publicación.

Corretear o no corretear esa es la cuestión

Muchas personas como te comenté ocupan la frase de “corretear la chuleta” y eso es por que solo conocen el término del trabajo duro.

El trabajo duro para la mayoría de personas significa realizar una actividad o conjunto de estas de manera repetida en horarios de trabajo de más de seis horas.

Si el trabajador tiene suerte esta jornada será la ideal, sin embargo las jornadas normales de trabajo son de siete a diez horas diarias laborales de lunes a viernes.

En otros casos puede uno laborar los sábados medio día.

Y esto es en resumen lo que es lo que quiere decir “corretear la chuleta”.

Otra manera de conseguir la misma chuleta

Como te comenté muchos están trabajando arduamente para conseguir el dinero que les permita solventar sus gastos y llevar el dinero a sus hogares.

Sin embargo esta no es la única manera de que la chuleta llegue a casa.

La forma en la cual no solo yo, sino muchas personas están optando para que la chuleta llegue a sus casas es por medio de ingresos pasivos.

Aunque en otra publicación ya hable un poco más sobre el trabajo, el ingreso pasivo es aquel dinero que proviene de fuentes las cuales no requieran tu atención.

Existen múltiples maneras de crear esos ingresos pasivos, solo es cuestión que te informes y comiences a tomar acción para crearlos e implementarlos.

Los ingresos pasivos hacen que no corras tanto por alcanzar esa chuleta.

Pero el hacerlo o no, esa es una decisión tuya.

Así que ahora te invito a que pienses si seguirás correteando la chuleta o harás algo para que esta llegue sin complicaciones.

Te invito a que me compartas lo que harás.