La diferencia entre lo ordinario y lo extraordinario es…

Para alcanzar el éxito debemos de dejar a un lado el ser ordinario para convertirnos en extraordinarios y una pregunta que la gente se hace constantemente es el hecho de lo que debemos de hacer para alcanzar aquello a lo que le llamamos éxito.

El éxito en su forma simple es alcanzar su meta personal sin afectar a los demás, de una manera ética y correcta, guiado siempre de sus valores personales.

Sin embargo independientemente al hecho de saber lo que se quiere o lo que no, muchos motivadores y expertos en desarrollo personal, dicen que siempre uno debe de ser extraordinario, pero esto ¿qué significa?

El primer error en lo extraordinario

La primera vez que alguien me dijo “para mejorar tu vida tanto personal como económica deberás de ser un ser extraordinario” en ese momento lo primero que se presentó en mi mente es pensar que debería de ser algo similar a un ser superdotado para alcanzar mis metas… y así lo he visto en muchas personas, cuando algún motivador personal les comenta que para alcanzar el éxito y mejorar su vida todo lo que hagan debe de ser extraordinario sino, difícilmente alcanzarán el éxito.

Sin embargo me gustaría compartirte primeramente lo que es ser ordinario. La palabra ordinario proviene del latín ordinarĭus la cual se refiere a algo común y regular, que sucede de manera habitual o que es frecuente.

Pero para comenzar y basados en lo ya mencionado se me antoja la siguiente pregunta ¿Qué es aquello común y regular, que es habitual y frecuente? ¿A qué nos referimos con eso y qué tiene que ver con el éxito? Básicamente todo tiene que ver y aquí pretendemos dar una visión de a lo que esto se refiere.

¿Qué es lo ordinario?

No se a ti, pero a mi desde que era chico siempre se me invito al hecho de que debía de prepararme, estudiar mucho, obtener buenas calificaciones, terminar una carrera, encontrar un buen empleo que te de prestaciones y que te pague bien, para finalmente después de más de veinte años de trabajo arduo te jubiles con una pensión que te servirá para vivir el resto de tu vida.

Sin embargo si eres como yo y recibiste este consejo, actualmente las cosas ya no son lo mismo que cuando era válido este consejo y eso es debido a qué una persona ya prácticamente es imprescindible en los entornos corporativos, pues el conocimiento ya esta tan empaquetado, que cualquier persona puede ocupar el puesto de otro sin muchos problemas con la debida preparación.

Es aquí cuando una persona puede ser ordinario y prescindible para la organización, puede hacer solo lo justo y no salirse de esos límites lo cual puede llevarle a ser reemplazable ya que cualquier persona puede reemplazarlo pues como te decía nos convertimos en una pieza de una gran maquinaria que si no es funcional o se daño, sencillamente se puede reemplazar.

Sé que suena crudo y difícil de asimilar pero la ordinalidad es el camino que lleva a que las personas sean algo prescindible no solo para las empresas, sino para sus entornos ampliados.

Entonces lo ordinario es aquello que por su facilidad de cambio es prácticamente sustituible y cualquier otro elemento igual lo puede reemplazar. Es aquí cuando debemos de hacernos la pregunta ¿Qué tan ordinario estoy siendo tanto para mi entorno, así como para la organización donde laboro?

Las personas ordinarias, se encuentran en lo que se le conoce habitualmente como su zona de confort en la cual es su entorno habitual que sencillamente aunque sea bueno o malo, no cambian, no salen de allí y terminan en un ciclo sin fin.

Es aquí cuando se origina la siguiente pregunta:

¿Qué es ser extraordinario?

El ser extraordinario no es ponerse una capa o traje de super héroe y hacer todo lo humanamente imposible que se requiera para alcanzar el éxito.

Sencillamente ser extraordinario es hacer algo extra, aunque sea un uno por ciento extra cada día para ir mejorando en su vida y en su entorno. Por ejemplo en mi caso, he decidido dejar el café debido a la cafeína así como múltiples factores personales para trabajar en mi salud que este cambio me pudiera ayudar.

Esto aunque es un cambio mínimo, muy pequeño pero se que ese cambio podrá mejorar mi salud para así poder enfocarme en las metas que deseo alcanzar.

Probablemente el hacer ese uno por ciento extra para ser extraordinario sería levantarse media hora antes de lo habitual para así no estar corriendo con prisas para llegar al trabajo.

Para ser extraordinario no requieres grandes acciones, con pequeños pasos de bebé es como se logra la grandeza y se alcanza el éxito.

Recuerda que con un primer paso se empieza un camino, con el primer ladrillo inicias un rascacielos, y con una primer acción alcanzaras tu éxito.

Ahora pregúntate si lo que estas haciendo te acerca a tu meta o que va a ser ese extra, ese uno por ciento que te va a ayudar para alcanzar tu éxito.

Si te gusto esta entrada te invito a que la compartas para que este contenido le llegué a mas personas y podamos ayudar a uno más.

Gracias por estar aquí y seguimos avanzando.