¿Despedirías a tu jefe?

Una de las mayores ilusiones o pensamientos de las personas que laboran en una empresa o para cualquier otra persona y les desagrada su empleo es tener el beneficio de renunciar y despedir a sus respectivos jefes. Sin embargo quienes tienen ese pensamiento muy pocas veces lo ejecutan, no tanto por temor pero si por desconocimiento, para esto me gustaría compartirte mi revisión del libro “Despide a tu jefe – Un plan de 30 días para dejar de ser un empleado y convertirte en un exitoso empresario” de mi amigo y escritor Juan Antonio Guerrero Cañongo.

El pobre trabaja muchas horas esperando que algún día le paguen lo justo por ellas, el millonario busca a quien comprarle sus horas para dedicarle tiempo a pensar y así generar más dinero.
Juan Antonio Guerrero Cañongo.

¡Hace casi un año atrás!

Aproximadamente tres años, tuve mi primer interacción real con lo referente a la educación financiera, en ese momento llego por segunda vez a mi vida el libro de Padre Rico, Padre Pobre de Robert T. Kiyosaki. En la primera ocasión que este llego a mi este libro yo tenía 17 años, en ese momento al ser muy joven lo que se refiere a educación financiera, liderazgo así como desarrollo humano eran temas que no pasaban si siquiera por mi mente en aquellos momentos.

En este momento laboraba con un empresario con el cual tenía una extraordinaria relación y admiró pues en ese momento veía como crecía su negocio, pasaba tiempo con sus hijos siempre siendo un hombre sumamente agradable. En estos momentos que escribo esto, me gustaría pedir que un día leas estas líneas y sepas que estoy sumamente agradecido de haber laborado contigo así como tienes mi admiración así como mi aprecio.

Recuerdo perfectamente que un día llegó con el libro mencionado y me dice “Deberías de leerlo está sumamente interesante”. En ese momento recuerdo que no presté mucha atención a su recomendación a lo que en ese momento le dije que “si, que pronto lo leería”. Para esa edad lo reconozco no leía mucho y lo máximo que leía era textos de computación e informática.

Pasando el tiempo, muchos años después. Y después de bastante tiempo de haberme casado me entero que iba a ser padre, siendo allí uno de los momentos decisivos que me llevó a laborar en la empresa en donde actualmente estoy.

En su famoso discurso ante un grupo de universitarios Steve Jobs dice que lo que te queda es confiar en el destino y la intuición que nunca te dejarán botado así mismo es difícil ver en su momento como se interconectan los acontecimientos en tú vida y solamente podrás ver sus resultados cuando en el futuro mires hacia atrás.

Pasando el tiempo y ahora veo que era necesario que pasara por ese proceso y nuevamente me volviera a re encontrar con el Padre Rico pues un día, no recuerdo la fecha exacta, solo recuerdo que fue a mediados de septiembre, me volví a topar con este libro, pues buscaba información para generar más ingresos. Y fue allí donde se me dijo casi de manera textual “Lo que tú buscas es lo que se le conoce como libertad financiera”. En ese momento mi percepción cambio y me puse el propósito de trabajar para alcanzar dicha libertad financiera, no sabía cómo ni cuando pero de que iba a poner manos a la obra, lo iba a hacer.

A partir de allí he estado aprendiendo, me forme el hábito de la lectura y he buscado aplicar lo aprendido en la manera de enseñar a las personas lo que se.

Ahora bien, al ir aprendiendo me dí cuenta que al laborar para otros era la manera de entregarles a otros mi vida, mi tiempo y mi libertad pues estando en una oficina en una jornada de 10 horas de lunes a viernes y algunos sábados 5 horas comprendí que mi tiempo así como mi vida se estaba consumiendo en algo que muy probablemente no tendría futuro para mi, es entonces cuando decidí que de alguna manera YO DESPEDIRÍA A MI JEFE.

He pasado por muchas conferencias, talleres, cursos, leído demasiados libros y todos han sido para aprender sobre como alcanzar mi libertad financiera. Es entonces cuando un día mediante Facebook localice una página o mejor conocida como Fanpage encontré una que se llama “El Millonario Inteligente”. Creo que eso fue lo que me llamo más la atención ¿Cómo ser millonario y ser inteligente al mismo tiempo? ¡Vaya esa si que era una excelente combinación!

Así que al ingresar poco a poco me fui adentrando a la página y aunque no recuerdo exactamente los hechos pero logré ponerme en contacto con su autor Juan Antonio Guerrero Cañongo (Hago la aclaración que por su autorización es que he incluido su nombre en esta publicación). Recuerdo que poco a poco fui entablando conversaciones con él y conforme ha pasado el tiempo hemos hecho una amistad bastante amena, basada en respeto, apoyo y por qué no aprendizaje en negocios así como compartir información, tips y trucos para nuestras actividades.

Con mi mentor y amigo
Con mi mentor y amigo

Un día me comentó que venía a la Ciudad de México pues iba a dar una conferencia presencial y pues me hacía la invitación para asistir a lo cual rápidamente accedí. Ansiosamente esperaba a que llegara el día de la conferencia y el día que llego fue muy grato el conocerlo en el lobbie del hotel donde dio la presentación al verlo como es su manera de ser, hablar, expresarse debo de confesarte que me dije “¡Wau! En verdad ese es el tipo de persona de la cual quiero aprender y convertirme” y puedo decir que poco a poco he aprendido mucho de él y siempre le he estado agradecido y estaré agradecido por que es mi mentor en este camino que he decidido seguir.

Desde aquí te puedo decir que no tengas miedo de seguir lo que deseas, busca personas que te animen a ser mejor, a seguir más adelante y a exigirte más a ti mismo ya que eso te hará una mejor persona de lo que ya eres actualmente.

Como siempre te comparto la siguiente pregunta ¿Te interesaría alcanzar tú libertad financiera? me gustaría conocer tus comentarios y sugerencias.

Gracias por leerme y antes de finalizar te invito a que te suscribas al boletín para que estemos en contacto.

Si tienes alguna duda escríbeme a contacto@reneleyva.com, estaré ansioso por leer tus comentarios, tus dudas y compartir más conocimientos que nos ayuden a mejorar.